Botas por encima de la rodilla muy cañeras con las que arriesgar y ganar esta temporada

1 oct. 2019

Las botas y botines son un must a lo largo de la época otoñal. Y esta temporada la bota de caña alta o conocida como over the knee se ha convertido en la tendencia boom por la que apostar a ciegas.

Además, si nos adelantamos al frío y nos hacemos con ellas lo antes posible, podrás llevarlas durante el entretiempo luciendo pierna con vestidos y faldas de todos los estilos. Eso si, nuestro consejo es fijarte bien en el modelo de bota ya que depende de tu altura sobrepasarán (o no) la rodilla.

De tacón alto, medio o bajo; de piel, con acabado de charol o de ante y de colores vivos si quieres arriesgar. Estas botas altas nos parecen lo más para los looks de este otoño.

Y pese a que en los últimos años mi espíritu consumista se ha atemperado en pos de un consumo más responsable, hay ciertos rituales inamovibles que, en el caso del otoño, se traducen en la adquisición de unas botas nuevas. Será la presión social, serán mis manías fashionistas, pero cada otoño/invierno es absolutamente inevitable que unas nuevas botas se sumen a la colección. O, al menos, así era... hasta ahora.

Porque tras escrutar las opciones y los tableros de inspiración más veces de las socialmente admisibles, la bombilla se ha iluminado y la respuesta a todos los looks se vislumbró clara: las botas que amenazan con convertirse en LAS botas de este 2019 son, en realidad, unas que ya están en mi armario.

Pero no se trata de una tendencia que permanece, ni siquiera de un modelo al que le haya cogido cariño, sino de que este otoño un clásico regresa y lo hace para quedarse. Hablamos de las botas cowboy.

Esas botas camperas inseparables que tantas alegrías nos dieron hace 15, 10 y 5 años, vuelven una última vez este invierno. Lo hacen de una forma más romántica y menos vaquera que en ocasiones anteriores, abrazando toda su esencia western y con todo de su parte para convertirse en la opción cómoda y versátil del día a día. Como elemento inesperado, se unen a vestidos bohemios o minifaldas, eliminando de un plumazo el excedente de azúcar. Y como complemento a vaqueros y básicos, se convierten en el centro de atención y núcleo inamovible del look.

Así que si tú también has caído presa del potencial de las botas cowboy, estás de suerte. El consumo responsable también pasa por reciclar clásicos. Pero si en su día no te decidiste, entonces, también, es tu temporada de suerte: están por todas partes y con diseños que van del fondo de armario al statement estilístico. 


763
338